Comprar un iPhone reacondicionado es más respetuoso con el medio ambiente que comprar uno nuevo porque alarga la vida de un dispositivo ya existente, lo que reduce los residuos y disminuye la demanda de nuevas materias primas.