Entre las ventajas se incluyen la reducción de costes y del impacto ambiental gracias a la reutilización de los dispositivos, así como la fiabilidad de un dispositivo que ha sido sometido a pruebas exhaustivas.